La importancia de acudir al psicólogo aumenta a raíz de la pandemia

Las personas no encajamos bien la incertidumbre, nos movemos al menos inicialmente con dificultad ante situaciones complejas que no podemos predecir, hasta que conseguimos conocerlas y controlar sus consecuencias.

Esto es, aquello sobre lo que no podemos trazar un plan o no podemos controlar nos provoca emociones negativas y respuestas adversas como tristeza, ansiedad, pensamientos obsesivos, frustración, etc.

Cuando estas situaciones y las emociones consecuentes se mantienen en el tiempo, es muy probable que nos provoquen malestar psicológico y se altere nuestra vida y nuestras respuestas cotidianas. Trabajo, familia, pareja y demás ámbitos personales y sociales se ven afectados por esos problemas emocionales que nos impiden desplegar un repertorio de respuestas y herramientas que nos ayuden a sobrellevar y mejorar nuestra salud mental y por tanto, nuestro bienestar.

A la situación de incertidumbre que ha traído la pandemia hay que sumar el malestar emocional que ha aflorado en muchas personas debido al confinamiento.

Trastornos latentes o ciertos factores de riesgo como son el aislamiento, la falta de recursos, determinados rasgos de personalidad e incluso acontecimientos traumáticos han sido caldo de cultivo de numerosas patologías mentales y emocionales o del agravamiento de éstas debido a la pandemia. Aquí destacamos la especial vulnerabilidad de personas mayores y población infantil y adolescente.

En otros casos el malestar emocional viene provocado por situaciones externas como el desempleo o la pérdida de un familiar.

Los efectos del Covid más allá de contraer el virus

Desde que comenzó la pandemia por COVID-19 en el mes de marzo de 2020 y, hasta ahora, un 7,3% de los españoles ha recurrido a ayuda profesional debido a su estado de ánimo o situación emocional; de estos, más de un 50% ha acudido a un/a psicólogo/a.

Los efectos negativos sobre la salud y el bienestar emocional es una de las mayores preocupaciones de los/as españoles/as, manifestadas por un 17,5% de los/as encuestados/as, por detrás de la salud física y de la economía y el empleo (Estudio del CIS sobre «efectos y consecuencias del coronavirus», octubre 2020).

A todo esto hay que añadir la duración de la situación pandémica que se ha prolongado más de lo esperado por muchas personas y que ha llevado a una parte de la población a padecer lo que conocemos ya como fatiga
pandémica.

No cabe duda que mantener un grado elevado de activación mental, alargar el tiempo de afectación de esos pensamientos catastrofistas y la incapacidad de realizar determinadas actividades placenteras, ha provocado ese cansancio o agotamiento mental y físico en el que nuestra mente manifiesta síntomas parecidos a ponernos en pausa.

A tener la sensación de que no volveremos a vivir como antes o a realizar a aquellas cosas que nos gustan.

Con el inicio de las primeras vacunaciones se abre una puerta a la esperanza pero surgen nuevas preocupaciones o temores en algunas personas. Repitiéndose así patrones de estrés, ansiedad, pensamientos recurrentes o catastrofistas vuelven a apoderarse del funcionamiento “normal” de nuestra mente.

¿Cuándo acudir a una consulta de psicología?

En consecuencia, os recomendamos acudir a la consulta de psicología cuando el malestar psicológico sea:

  • intenso
  • constante
  • persista en el tiempo (varios días o semanas)
  • interfiera en nuestra vida
  • nos incapacite para realizar cualquier tarea

En nuestra consulta de psicología te ayudamos a desarrollar y mejorar estrategias de comportamiento y pensamiento para enfrentarte a estas situaciones de manera eficaz y adaptativa, recuperando tu bienestar emocional.

Porque ir a una consulta de psicología es cuidar tu salud, como cuando acudes al médico de cabecera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: ¡Contenido protegido!